Servidores del Altar

Altar Servers

View Here

Los Servidores del Altar son parte de una tradición muy antigua en la vida litúrgica de la Iglesia.

En la Arquidiócesis de Los Angeles, de acuerdo al permiso concedido por la Santa Sede, ambos, hombres y mujeres, unos más jóvenes, otros más maduros, pueden ejercer como servidores de la Palabra y del Sacramento. Estas normas arquidiocesanas se han escrito para provecho de los responsables de implementar el Ministerio del Servidor, dando directivas útiles al tiempo que permiten una discreción pastoral apropiada.

En el plano pastoral es muy importante que este ministerio se siga fomentando. Los párrocos de las parroquias deberían preocuparse de que este ministerio refleje la población de la parroquia y tenga un equilibrio apropiado de hombres y mujeres. Los párrocos, al reclutar y entrenar a los servidores jóvenes, harán bien en recordar cómo este ministerio en tiempos pasados ha sido una abundante fuente de vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa. Puede, pues, convertirse, para un muchacho o una muchacha, en un primer paso hacia una llamada a la vida sacerdotal o a la vida religiosa.

REQUISITOS

El servidor es un miembro de la asamblea que asiste al sacerdote y al diácono durante la Eucaristía y en otras ceremonias litúrgicas de tal modo que la liturgia pueda desarrollarse con gracia y reverencia. Los servidores se activan y participan plenamente en la celebración con el entendimiento de que, primero y sobre todo, son parte de los reunidos, y así cantan, rezan y guardan silencio con el resto de la asamblea.

El ideal es que los servidores sean católicos plenamente iniciados. Los servidores del altar deben haber recibido los sacramentos del Bautismo y de la Eucaristía; pueden servir aun cuando no hayan recibido todavía el sacramento de la Confirmación. Normalmente reciben la Eucaristía cuantas veces participan en esta liturgia. La edad mínima y el modo a seguir en el horario se dejan a la discreción del párroco. Una edad mínima recomendable es la que tienen los jóvenes en su quinto grado de escuela.

Se espera de los servidores que se preparen diligentemente, que estén dispuestos a dar su tiempo y talento a su comunidad parroquial, y que quieran servir al pueblo de Dios. Deben poder entender la celebración de la Eucaristía y otros ritos sagrados.

RESPONSABILIDADES

Los servidores llevan la cruz y las velas procesionales. Sostienen el Misal Romano para el celebrante cuando no está junto al altar. Llevan el incensario y presentan el pan y el vino junto con el agua, al sacerdote en el momento de la presentación de las ofrendas o asisten al sacerdote cuando recibe éste las ofrendas del pueblo. Ayudan en el lavado de manos del celebrante y asisten a éste y al diácono cuando sea necesario. Cuando no hay un sacristán, los servidores pueden preparar el altar y los vasos sagrados antes de la Misa.

El número de servidores varía según el tipo de celebración. Como las responsabilidades pueden cambiar de acuerdo a las circunstancias locales, es importante que el párroco se encargue de hacer una descripción de este ministerio para que los servidores sean más conscientes de su papel y de sus tareas.

Normas Arquidiocesanas para Servidores del Altar

Estas normas definen el contenido de la ley litúrgica en esta materia y las expectativas de la Iglesia universal y local.

Descarga las Normas

La Oficina de Adoración mantiene un programa regular de capacitación de los Coordinadores de Servidores del Altar, pero también está disponible a pedido para capacitación.

Para obtener más información sobre cualquiera de estos programas, comuníquese con la Oficina de Adoración: 213-637-7262 o OFWMailbox@la-archdiocese.org.

Guías litúrgicas

Vea otras guías litúrgicas

Regresar Aquí

OFICINA DE ADORACIÓN

Regresar a la pagina principal de este departamento.

Regresar Aquí